También eres escritor

En estos días estaba revisando unos blogs literarios, de esos que dan consejos y tips a escritores porque quería hacer una recopilación de consejos de escritura. 
Saben que prometí que sería más activa por aquí y eso significa seguir compartiendo mi experiencia como escritora autopublicada  con sus pro y sus contras. Pero como yo soy Dori (la pececita azul de la película de Disney Buscando a Nemo, esa que tiene amnesia a corto plazo) y mi poder de atención es de unos 30 segundos. Me encontré con una frase que me hizo olvidar eso de los
tips y los consejos y hoy quiero hablar de ella porque me pareció muy hermosa: “Todo el que escribe es escritor”.
La explicación fue muy concisa pero a mí me pareció tan hermosa que quiero extenderme más allá de la explicación. 
En el texto decía algo así como que si tienes la valentía de escribir y además mostrar tu trabajo a otras personas ya sean conocidos o extraños, eso te hacía escritor. 
Esa sencilla razón me pareció más que suficiente y creo que es cierto. Quizá me acusen de falta de humildad pero creo que toda persona que sea lo suficientemente valiente para plasmar en un papel una idea o un sentimiento ya es mérito suficiente y merece ser admirado, y hay pocas palabras más reconfortantes y a la vez estimulantes que te llamen escritor. 
Con esto no quiero menospreciar a los profesionales que hacen de la escritura su forma de vida o a aquellos que por su verso han ganado grandes reconocimientos pero me gustaría rescatar la valentía y el talento que se requiere para escribir. 
No cualquier puede hacerlo. Ya sea en mayor o menor grado o en diferentes rangos no es fácil plasmar en el papel una idea o un sentimiento. 
No todo el mundo puede describir en forma coherente y llegando al corazón de mucha gente la emoción de recibir una caricia o un beso, la frustración de presenciar una injusticia o el terror de escuchar un ruido extraño en una casa a oscuras. 
Quizá todos hemos hemos tenido esas experiencias pero no todos somos capaces de escribirlas en un papel y hacer que otras personas sientan lo que deseamos que sientan. 
El olor del mar, el sabor dulce de una fruta, admirar el cielo lleno estrellas. Más que una cantidad de recursos literarios un escritor debe hacerle llegar al lector esas emociones y el solo hecho de lograr hacerlo así sea por hobby ya debería que ser reconocido. 
Me gusta el hecho de que en el texto no se haya hablado de formas de escritura, ni géneros, ni premios o cantidad de libros vendidos, simplemente se decía, y aquí lo romántico del texto, es que el solo hecho de que hayas escrito un relato corto y se lo hayas mostrado a tu mejor amigo, eso te hace escritor. 
¿Y por qué no? A diferencia de muchas carreras donde tienes que prepararte para ser un profesional, en la escritura solo debes tener ese talento de expresar las emociones –y buena ortografía por supuesto–, y no digo que no hay que prepararse. Tanto en la escritura como en la vida cada gota de conocimientos que adquieras será de gran ayuda para tu crecimiento personal y profesional. Haz talleres, estudia, investiga, lee (muchísimo) pero sobre todo no dejes de escribir.  
Se me antoja pensar que ser escritor es más un sentimiento. Con esto no quiero ofender a los profesionales pero sí quiero dar a entender que esta profesión es tan hermosa e inclusiva que acepta miles de gamas y niveles de experticias. 
Lo que más me gustó y en lo que quiero hacer énfasis es que para escribir se necesita una profunda valentía, escribir significa exponerte, mostrar tu alma, dejar que el mundo vea partes de ti. Significa hacer un viaje a tus sentimientos, revisar y mirar de frente tus emociones y miedos y hay pocos miedos más grandes que permitir a extraños entrar en tu mundo. Y eso es lo que hacen los escritores, desde la adolescente que escribe poemas y se lo muestra a su mejor amiga pasando por el adulto que lo deja todo por seguir su sueño y logra publicar su libro, el joven que con esfuerzo logra escribir, maquetas, diseñar y autopublicar para vender en una plataforma digital hasta la escritora prolífica que vende miles de copias de cada uno de los libros que escribe. Todos y cada uno de ellos son escritores. 

Y si tú, tuviste la valentía de mostrar tu trabajo al mundo, te felicito, también eres escritor. 

No importa tu edad, si escribes, eres escritor.

Cuéntame qué te pareció el articulo y no olvides seguirme por mis redes sociales.
Twitter: @HMoranHayes
IG: OhHelenita
Facebook: www.facebook.com/HelenaMoranHayes.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Amor a segunda vista - Más música

Tiempo Fuera

10 Películas Románticas para ver este fin de semana