Precaución


A veces escribo como lectora y leo como escritora. A veces hablo como lo que soy, una escritora y una lectora.
Pero cuando leo como escritora siempre pongo especial cuidado en ciertas escenas. Desde como se desarrollan hasta como es el desenlace y a hasta me invento como yo lo hubiese hecho de haber sido la escritora.
Cuando escribo también soy precavida en ciertos aspectos de mi novela.
Yo entiendo y eso lo hemos hablado varias veces que los personajes a veces parecen que tuvieran vida propia y tomaran control de las acciones, escenas y diálogos, pero uno también tiene que poner mano dura (como diría mi mamá) y no dejarlos hacer lo que a ellos les da la gana, especialmente si sus acciones ofenden o incomodan al lector.
Para mí, lo especial de la novela romántica (sobre todo la contemporánea y/o chiclit) es que sus conflictos siempre tienen solución (usualmente la más conveniente para los protagonistas y para el lector) cosa que me agrada, porque yo leo para relajarme, a menos claro, que lea suspenso o terror.
Pero si leo romántica sé que los conflictos se resolverán ¡Ah! ¿Pero cómo? ¿Cómo el carácter principal resolverá todos sus problemas? (problemas que te pueden ocurrir a ti o a mí).
Como se desenvuelve la trama es tan importante como el final de la historia, por eso hay que tener mucha precaución cuando se escriben ciertos tipos de escenas.
Las violaciones o las agresiones físicas a mujeres son un tema muy delicado de escribir. No toda lectora de novela romántica se siente a gusto leyendo como se narra una violación, creo que el asesinato es más aceptado y supongo que tiene que ver con la dignidad. Al final para una mujer su dignidad es lo único a lo que se puede aferrar sin importar que le arrebaten lo demás. Cuando en una escena le arrebatan la dignidad a una mujer ya no queda nada.
Y la lectora lo siente. Siente la impotencia, la tristeza y la rabia. Siente que ha sido enfrentada a un monstruo que nadie desea ver y menos en una lectura de relajación o escape (lo que es la novela romántica para mí por ejemplo).
La infidelidad es otro tema muy delicado porque no todas las lectoras perdonarían una infidelidad sin importar cuanto amor exista entre los personajes.
Aunque he leído novelas donde alguno de los personajes ha sido infiel y se ha desarrollado la novela bastante bien, hay lectoras que han quedado como con una piedrita en el zapato. No molesta pero incomoda.
Yo siempre digo que hay que ser muy precavida con lo que se lee (aunque nunca me hago caso y termino leyendo cuanto libro cae en mis manos), creo que hay que tener precaución al escribir. ¡Cuidado! No digo que se limiten ni que se coloquen ataduras, al final la escritura es nuestro único medio para andar en otros mundos sin nada que nos retenga.
Pero siempre tengan precaución con lo que escriben, sobre todo si el tema les incomoda. Quizá la salida no sea la más conveniente ni para los personajes, ni para la escritora ni para el lector.
Como todo en la vida hay que ser cuidadosas antes de meternos en aguas que no sabemos si podemos navegar.

Tenga precaución al escribir

@HMoranHayes
www.helenamoranhayes.com


www.facebook.com/HelenaMoranHayes 

Share this:

CONVERSATION

1 comentarios:

  1. Muy cierto, de hecho acabo de leer unos libros en donde la pareja cada vez que tienen un problema lo resuelven son sexo, pero sexo impuesto por el como unica solucion, supuestamente ella siempre quiere pero hay escenas en donde parece una total violacion y me resulto insoportable. El asunto es que solo me repetia, pero esta mujer no tiene dignidad? hay escritoras que desvirtuan por completo el asunto de hombre dominante y mujer sumisa y lo convierten en hombre violento y mujer con cero autoestima.

    ResponderEliminar