Los personajes tienen historia

En algún sitio leí que se tiene que conocer la vida del personaje un 100% pero solo escribir el 10% de ella. Personalmente, creo que puedes escribir todo lo que quieras de la vida del personaje, pero algo que tiene que ser más que seguro, es que te tienes que saber el 100% de su vida.

La esencia de una novela son sus personajes. Su vida, su personalidad, sus vivencias, sus gustos, sus reacciones, cómo y por qué actúan de tal o cual manera. Todos esos aspectos de la personalidad lo debe saber el autor. No necesariamente debe explicárselo al lector, pero el escritor sí lo tiene que saber. Un personaje rico en todos esos aspectos, es un personaje real. Y la gente se identifica con ellos.

No tienes que explicar de dónde viene cada trauma o la razón específica de sus reacciones, pero es importante para el escritor tener un perfil de la personalidad de ellos. He leído acerca de escritores que cuando crean a sus personajes elaboran un documento donde anotan puntos clave de cada uno de ellos. Por ejemplo: "a los 8 años la mordió un doberman, por eso le tiene miedo a los perros". "A los 11 su padre murió en un accidente aéreo por eso no se monta en aviones…"

Aunque puede ser interesante elaborar esas notas, porque se puede sacar mucho material para escribir, creo que no es necesario hacerlo, lo que si es necesario es saberlo.

Por supuesto, también es importantísimo hablar del pasado del personaje en una narración. La explicación no tiene por qué ser extenderse demasiado, pero es conveniente dar pistas al lector de quién es el personaje que está leyendo. Además de hablar de su rutina o de sus gustos, esto se llama humanización (de esto hablaré la semana próxima) al lector le encanta saber de su personaje, así como le gusta saber del pasado de alguien a quien acaba de conocer y con el que, por una u otra razón, se siente identificado.

Cuando el lector se conecta con el pasado o la historia del personaje puede entender mejor sus reacciones, no importa si uno como escritor lo explica al principio, a la mitad o al fin de la historia. Eso corre por cuenta del escritor si quiere que el lector reaccione con un: "por supuesto que tenía que hacer eso, con lo que le sucedió en el pasado, esa era la manera de reaccionar...". O si desea una reacción como: "¡Ah! Por eso hizo eso".

A mí, particularmente, me gusta escribir y leer en un libro pequeñas señales de la historia de cada personaje. Ya sea narrado por él mismo o por otro personaje. Cada vez que escribo algo del pasado de mi personaje siento que la conexión entre él y la vida real se estrecha. Como lectora me gusta saber por qué “esa” persona es tan mala, o es tan inocente o es tan sabia o tan impulsiva.

La historia de cada personaje le da vida, lo hace más real y al final es lo que busca el lector. Y ése, además, es el sueño dorado de todo escritor: que sus personajes tengan vida.




En tu novela, todo tiene vida

Un Abrazo

Nos leemos la próxima semana.

Les anexo mi twitter para poder leernos a diario y mi blog donde podrán ver algo más de información sobre mis escritos:
Twitter: @HMH_Escritora
www.helenamoranhayes.com
www.facebok.com/HelenaMoranHayes

Share this:

CONVERSATION

2 comentarios:

  1. Ha sido excelente este artículo. Yo con mi novela romántica hasta me enfadaba de no poder escribir toda la vida de mi protagonista (que a propósito, también se llama Helena) al igual que todos los personajes, pero con el tiempo pude integrarlo a mi escritura. Muchas gracias por el artículo, te mando un saludo desde Uruguay.

    http://bloodymarcos.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. El lector no tiene que saber la vida completa de los protagonistas, pero el escritor sí, y eso se nota en la historia.
    A mí como lectora me encanta que el escritor coloque detalles interesantes del pasado de los protagonistas. Así uno se hace su propia opinión de ellos.
    Si tu protagonista se llama Helena de debe ser bellísima y con una vida súper interesante jajajaja.
    Gracias por leerme desde tan lejos Marcos.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar