La vieja excusa: No tengo tiempo.


Es que no tengo tiempo para escribir. Es una de las excusas que nos ponemos cada vez que nos preguntan o nos damos cuenta que no nos sentamos a escribir. Es que no sé escribir. Alooooo? Estás escribiendo desde primer grado. Para escribir no necesitas preparación ni tiempo, escribir necesitas GANAS DE ESCRIBIR.

Yo escribí Café y Martinis teniendo tres empleos. Mi empleo regular de la oficina. Uno free-lance y el diseño de accesorios (que amo). Sí, lo confieso, una de las cosas que me encantan además de la música, escribir, comer y dormir, es el dinero. Y si tengo que tener tres trabajos para tenerlo… bueno dejemos de hablar del cochino dinero.

El hecho es que cuando uno quiere hacer algo, lo hace. Sin importar que no “tengas” tiempo. Si no lo tienes, ¡fabrícalo!

¿Cuánto tiempo pasas frente a la T.V? Tu respuesta será: “Es que así me relajo”. No tienes idea de cuánto te puedes relajar escribiendo. Cuanto puedes drenar dándole vida a personajes que te harán reír, llorar, molestarte y enamorarte. Además de sentirte más conectad@ con ellos que con cualquier personaje de T.V.

En estos tiempos, la tecnología ofrece tantas facilidades para que podamos escribir en cualquier sitio desde laptops hasta las tablets. Sin hablar del clásico lápiz y papel. El que quiere escribir, lo hace en cualquier sitio. 
Te puedes sentar en un café y escribir. Puedes estar acostad@ en tu cama y escribir. Inclusive en el baño, así que dejémonos de excusas.

Yo sacrificaba algunos momentos de mi almuerzo para escribir. Eso me relajaba más que cualquier conversación, más que cualquier programa.

No te limites ni te excuses con que no tienes tiempo de escribir. Solo escribe y verás que no es un sacrificio. En la cola del banco. En la peluquería. En el consultorio. Solo tienes que llevar un lápiz y un papel.

Sin duda hay madres que no dudo (y admiro) que los niños le absorben tiempo. Igualmente, siempre hay tiempo. Mi mamá tuvo siete hijos, nunca dejó de trabajar (fue maestra de 1er grado por 35 años) y tiene escritos bellísimos. De ella aprendí que siempre hay tiempo. Siempre se puede hacer lo que te apasiona.

Escribir es una vía de escape de la que puedes disfrutar y es totalmente gratis. Un mundo que puedes controlar (bueno, a veces, porque la mayoría de las veces los personajes hacen lo que les da la gana) pero te llevan a sitios maravillosos donde te puedes relajar, donde puedes explorar y descubrir tus emociones. Donde no hay tabúes ni juicios. Donde tampoco hay tiempo.

Tus personajes siempre estarán ahí para ti, siempre esperaran por ti para que le des vida. Pero el tiempo real se va rápido, así que a provéchalo. Escribe.

Un abrazo. Nos leemos la próxima semana.



 Para mí la noche es el mejor momento para escribir


Share this:

CONVERSATION

2 comentarios:

  1. Tu artículo me ah caído como anillo al dedo.Pierdo demasiado tiempo, incluso pensando en que estoy perdiendo mi tiempo.

    Busco excusas para justificar que se haya acabado mi día y no haya escrito nada, busco excusas para justificar el porqué no me siento y termino ese texto que empecé hace un mes.
    Gracias por esas sabias palabras. Hoy empezaré y pronto terminaré.

    Un placer,
    Mariana

    ResponderEliminar
  2. Hola Antonietta. Es así. Muchas veces justificamos lo injustificable para despues sentirnos culpables. Y en el interin, no nos sentamos a escribir.
    Así que manos a la obra! Espero saber pronto de ti y tu manuscrito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar